Léon Tutundjian

Léon Tutundjian, "Sans titre", 1925-1926 tinta y collage sobre papel 31 x 24 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1925-1926 tinta y collage sobre papel 38,5 x 32 cm
Léon Tutundjian, "Visage d'or", 1925 gouache, acuarela y tinta sobre papel 27 x 21 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1926 tinta sobre papel 20,5 x 15 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1926 tinta sobre papel 21,5 x 17 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1926 tinta y lápiz sobre papel 16 x 11,8 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 tinta sobre papel 21,8 x 16 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 tinta sobre papel 21 x 16 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 acuarela y tinta sobre papel 41,5 x 50 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 acuarela y tinta sobre papel 39 x 50 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 óleo sobre tela 40 x 50 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1927 acuarela y tinta sobre papel 50 x 63,5 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1929 óleo sobre tela 41,5 x 27,5 cm
Léon Tutundjian, "Sans titre", 1929 relieve sobre madera y metal 25 x 34,8 cm
Automatismo y geometría, 1924-1929
14 Febrero - 25 Abril 2019

La Galeria Marc Domènech se complace en presentar una exposición de la obra de Léon Tutundjian (Amasia, 1905 - París, 1968) en la que se muestran más de una cuarentena de piezas entre pinturas, relieves, collages, acuarelas y dibujos realizados entre los años 1924 y 1929. Se trata de la primera exposición individual dedicada a Tutundjian en España y se centra en una de las épocas más importantes y fructíferas del artista.

Léon Tutundjian fue una de las figuras artísticas más destacadas del París de entreguerras. De hecho, a pesar del misterio que hoy en día sigue rodeando su persona, fue uno de los artistas más relevantes en la consolidación del arte abstracto entre orgánico y geométrico durante los trascendentales años 20 y 30 en París y su obra fue admirada por muchos de sus contemporáneos. Un buen testimonio de ello es la carta que Jean Hélion le escribió en 1958: "Todavía recuerdo cuando nos conocimos, allá por 1929 y lo extraordinariamente avanzado que eras respecto a los de nuestra generación, tanto en tu mentalidad como en tus obras. Has impresionado e influido a más de un artista hoy bien conocido, como Calder, por ejemplo, que sentía una admiración enorme por ti (...). Van Doesburg hablaba de ti con las palabras más elogiosas (...). Carlsund y muchos otros, a raíz de tu exposición de 1929 en la Galerie Bonaparte, te consideraban un maestro. A Herbin le gustabas particularmente."